Contacto
Español
   
 
9 MADRIDs
                   
   
 

< volver al mapa

 

MADRID, NEBRASKA

El personaje
 
La chica de azul
 

 

“Quien venga aquí quizá se aburra un poco”, nos confiesa entre dientes la chica de la gasolinera, que lleva todo el océano pacífico de su Hawai natal plasmado en un vestido azul marino. Es tan forastera en esta llanura como nosotros: más de 7.000 kilómetros nos separan de nuestras ciudades.

 

“Aunque a su manera, es un lugar bonito. Los vecinos te traen tartas a casa y esas cosas. Son buena gente y te puedes fiar. Fíjate, aquí dejan las llaves del coche puestas por la noche. No sé si eso se hace también en vuestro Madrid”. Le respondo que quitando el Telepizza, no recuerdo más envíos de tartas a domicilio, y evito hablar del efecto de dejar las llaves puestas en un coche en pleno Madrid.

 

“Parece un buen sitio para criar a un niño. Bueno, eso espero”, y lo espera porque no se refiere a cualquier niño, sino al que lleva en su vientre y ahora reclama su cuota de atención abultando el vestido azul de su madre. De lejos, es el alma más poética que nos cruzamos en el pueblo y en todo el estado, que para complicar un poco más las comunicaciones está dividido en dos franjas horarias diferentes.

 

“Esto es un océano de tierra”, dice mientras gesticula en un modo que roza lo surfero. “En Hawai estás rodeado de un océano de agua, pero aquí estás rodeado de un océano de tierra. ¿Sabes lo que quiero decir?”. Y mirando alrededor, sabemos lo que quiere decir.

 
   

 

 

 

Colaboran:

 

 

   
   
 
© MADRIDs in the USA
diseño: parra estudio