Contacto
Español
   
 
9 MADRIDs
                   
   
 

< volver al mapa

 

MADRID, IOWA

El personaje
 
Jeff Gibbons: el alcalde majete
 

Con su pose tranquila, camisa de cuadros, y un color de mejillas sin nada que envidiar a un Frigo Pie, descubrimos que al alcalde de Madrid, Iowa, le encantan los aritos de cebolla. No lo digo yo, sino la cámara, que en uno de esos tiempos muertos que deben dedicarse a poner a punto el iris de la Sony muestra a Jeff Gibbons – el alcalde - aliviando la espera con un picoteo por aquí y otro por allá de los crujientes aritos. Nos demuestra, sin aparente esfuerzo, que apetito no le falta, al despachar en pocas cucharadas un cuenco de fabada llevada de estrangis desde Madrid hasta el Town Country Café, el bar donde suele comer Jeff. Para confirmarnos que la experiencia de probar su primer cocido es satisfactoria, nos confirma: “I like chorizo”.

 

Pero ojo, no se ceba y sabe compartir los buenos momentos; al levantarse de la mesa le pide a la camarera que le guarde el resto de la lata de cocido en un tupper; esta delicatessen castiza no puede perdérsela su mujer. En fin, todo un caballero que combina sus obligaciones de alcalde con las de educador de jóvenes con problemas en un centro de la zona.

 

Nacido en Madrid hace cuarenta y pocos años, pasados los veinte Jeff decidió trasladarse a Phoenix. Allí conoció a su esposa, con quien tiene cuatro hijos. Durante su estancia en Arizona, la llamada de los orígenes le hizo regresar a su Madrid natal para presentarse a alcalde, un sueño que sus votantes hicieron realidad en 2007.


Se muestra cercano y hospitalario, y se ocupa de que el pueblo trate bien a estos dos forasteros llegados de España con una cámara al hombro y una carpeta con papeles que olvidan en todas partes. Como por arte de magia, el museo de la ciudad nos abre sus puertas un lunes, día de cierre. En el bar, la factura está pagada, como sólo les ocurre a unos pocos monarcas. Por la tarde, la asamblea que él preside decide entregarnos la llave de la ciudad. Para nosotros, un tesoro de incalculable valor que alienta nuestra idea de lanzar el programa “Diplomacia por el morro” con los Madrid repartidos por el mundo. Eso sí, diré - en favor del alcalde y en contra de sus poderes - que no impide que un policía nos pare por exceso de velocidad.

 

Nada grave, señor agente, podemos explicárselo todo.

 

 
   

 

 

 

Colaboran:

 

 

   
   
 
© MADRIDs in the USA
diseño: parra estudio