Contacto
Español
   
 
9 MADRIDs
                   
   
 

< volver al mapa

 

MADRID, IOWA

Hoy
 
Pídale a un madrileño de Iowa que describa su ciudad y sin duda elegirá entre “tranquila, agradable y segura” para armar su respuesta.
 

Ciudad de mineros hasta bien entrado el siglo XX, la caída en la demanda de carbón obligó a la ciudad a innovar y reinventarse en el sector agrícola. Hoy, John Pizziali es el único residente en Madrid, Iowa, que conoció la profundidad de las minas: “Para mí ir a la guerra fue como ir de vacaciones, para que te hagas idea de lo duro que era bajar a la mina”, nos contaba este ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial en el mismo día de su 90 cumpleaños. Mientras nos invitaba a probar su tarta de dos blanquísimos pisos, John se lamentaba de que ya no queda nadie en la ciudad con quien hablar de los días de la mina.

 

Hoy Madrid es una ciudad dormitorio de trabajadores que se desplazan a diario a las ciudades vecinas de Des Moines, Ames y Boone. Quienes logran trabajar en Madrid se dedican, en su mayoría, a la maquinaria agrícola. “Somos una comunidad agrícola, con muchos cultivos en las afueras de la ciudad”, explica Jeff Gibbons, alcalde de Madrid en Iowa, para resumir la actividad económica que dinamiza a esta localidad. Gibbons se refiere a los interminables cultivos de maiz que rodean a la ciudad y que tradicionalmente han dado al medio oeste americano el apelativo de “granero del mundo”.

 

Su fama de ciudad acogedora se debe en gran medida a que aquí se encuentra la residencia de ancianos “Madrid Home”, a cuyos residentes “les gusta mucho el bingo – dice Keith Kudej, director del centro – y la música; les encanta cantar mientras alguien toca el piano”. La residencia es, además, el mayor dador de empleo de la ciudad con una plantilla de 240 personas, sin incluir los numerosos voluntarios de diversas edades, sexos y condición social que acuden al asilo a echar una mano.

 

Un par de días en la ciudad bastan para entender cuáles son los motivos de orgullo de sus habitantes: los Madrid Tigers (sus equipos de fútbol americano y baseball), su bocadillo de lomo de cerdo empanado, las escuelas locales y el nuevo carril de bicicleta que pronto unirá Madrid con Ankeny: 40 kilómetros de vía que conectarán cinco pueblos atravesando el puente sobre el Río Des Moines, en lo que parece ser la gran esperanza turística de Madrid.

 

 
   

 

 

 

Colaboran:

 

 

   
   
 
© MADRIDs in the USA
diseño: parra estudio